Gracias papá

Gracias papá, pues sino hubiese sido por ti y tu falta de afecto, jamás hubiese aprendido a querer el doble de lo que quiero a los demás.
Gracias papá, porque gracias a tu ausencia a pesar de que fisicamente estuviste alli aprendí a siempre estar presente para mis seres queridos, sin tener que estar fisicamente.
Gracias papá, porque gracias a ti aprendí lo que debe ser más importante en mi vida ya que para ti el alcohol tuvo más prioridad que tu hija.
Gracias papá, porque me enseñaste lo que ocurre cuando le das prioridad a lo que debería ser secundario, pues me enseñaste a apreciar las cosas más importantes de la vida.
Gracias papá, porque a temprana edad me enseñaste a ganarme la vida ya que tuve que hacer el rol de padre y sustentar en mi casa cuando tu no lo hacias.
Gracias papá, porque me diste la desconfianza de no esperar nada a cambio ni crear en las promesas, ya que tantas veces prometiste y al final no cumpliste.
Gracias papá, porque aprendí a no enamorarme de las palabras sino de las acciones y me diste la ignorancia y precaución de no caer en los engaños, si tu fuiste el mejor maestro de las mentiras.
Gracias papá, porque me enseñaste a no malgastar mi vida en barras, ni gastar el poco dinero que consigo, ya que viendote llegar entonado a casa me dio motivo a no hacer lo mismo.
Gracias papá, por siempre querer asumir que mis pensamientos no son propios, pues me diste el poder alzar mi voz y demostrarte lo contrario.
Gracias papá, porque fuiste parte de mis logros, ya que sin tu ejemplo no hubiese querido superarme y demostrarme a mi misma que puedo ser más de lo que me crees capaz.
Gracias papá, por ser el padre que eres, pues sembraste en mi el sentimiento de querer darle a mis hijos un mejor padre, uno que siempre este alli, uno que provea por su familia y que cumpla lo que promete.
Gracias papá, pues por ti no me conformo con cualquier hombre ni permito que ninguno me ofenda.
Gracias papá, por no ser un espejo de principes azules y darme la fortaleza de no dependet de un hombre para ser feliz, pues me hiciste fuerte y capaz de manejar la vida sin necesitar de nadie.
Gracias papá, por no estar alli cuando más te necesitaba, me enseñaste a resolver problemas sin la ayuda de los demás.
Gracias papá, por no estar alli, porque pude conocer a otras personas que aprendieron a quererme como hija y me dieron el afecto que tu no me diste.
Gracias papá, por ser quien eres, por hacer de algún mal un bien en mi, por la oportunidad de existir y por las lecciones que me haz brindado. Gracias.

Advertisements